¿Que son las varices y porque aparecen?

Las varices son venas  dilatadas de las piernas. Trabajar de pie o sentado, exposición a hormonas femeninas (embarazos) y factores hereditarios son los factores de riesgo más comunes.

Tipos de varices

Teleangiectasias, capilares o arañas vasculares.
Diámetro inferior a 1 mm. Son un problema estético.
Se eliminan con esclerosis liquida.

Varices reticulares
Diámetro entre 1-3 mm.  Causantes de  los capilares  y son un poco mas profundas.  Pueden producir picor o pinchazos.  También  se eliminan con escleroterapia.

Varices grandes

Varices de mayor diámetro, mas que 3 mm. Se suelen ver abultadas en las piernas. Son las varices que pueden producir síntomas de cansancio, dolor e hinchazón de tobillos. Normalmente son consecuencia de una fuga desde el sistema venoso profundo. Necesitan tratamiento. Casi siempre se pueden eliminar sin cirugía.

Complicaciones de la insuficiencia venosa

A largo plazo las varices no tratados pueden llevar a complicaciones graves:  flebitis ( inflamación de la vena)  y  úlceras venosas (heridas que no cierran)

Flebitis
Flebitis
Ulcera varicosa
Ulcera varicosa

¿Porque es importante eliminar las varices y porque perjudican?

Más que un problema estético, las varices son una enfermedad. Si no se tratan desde un principio,  no sólo  producirán  más varices sino con el tiempo trastornos más graves como flebitis ó a veces úlceras varicosas.

La circulación sanguínea se realiza por medio de arterias y venas. Las arterias conducen la sangre oxigenada desde el corazón hacia las piernas. Las venas se encargan de retornar esta sangre ya utilizada al corazón en sentido contrario a la gravedad.

Existen unas pequeñas válvulas dentro de las venas que, tras el flujo ascendente de la sangre se cierran evitando que ésta descienda de nuevo. El flujo venoso pasa así de las venas superficiales al sistema venoso profundo y desde allí al corazón.

Cuando existen varices, las paredes de algunas venas superficiales están dilatadas, por tanto sus válvulas no encajan y la sangre venosa baja de nuevo, estancándose en las piernas y produciendo los síntomas antes indicados.

Para combatir este problema hay que eliminar las venas dilatadas de modo que la sangre venosa suba por su camino normal que son las venas profundas de la pierna.